Un millón de sueños – Cecilia – 1973

Ahora vivo a costa / de un millón de muertos ( Un millón de tumbas, Un millón de espectros )

Ahora vivo a costa / de un millón de cuerpos ( Un millón de sombras, Un millón de sueños )

¡Cuánta tumba! Ya no hay tierra / para cavar en ella, para dejar sin nombre tanto hombre.

¡ Cuántos nombres en la historia / son dueños de las glorias… ¿ Cuántos hombres cuestan las victorias…

Ahora vivo a costa  / de un millón de muertos ( Un millón de tumbas, Un millón de espectros )

Ahora vivo a costa  / de un millón de cuerpos ( Un millón de sombras, Un millón de sueños )

¡ Cuánta sangre se ha perdido ! ¡Cuánto honor herido ! ¡ En estas guerras crueles sin laureles !

¡ Cuánta hambre se ha pasado ! Hambre por cada lado / Hambre de paz, hambre de hombre honrado.

Ahora vivo a costa / de un millón de muertos ( Un millón de tumbas, Un millón de espectros )

Ahora vivo a costa / de un millón de cuerpos ( Un millón de sombras, Un millón de sueños )

¡ Cuántas lágrimas lloradas / para lavar las llagas ! Para olvidar los muertos con el tiempo.

¡ Cuántos ojos, cuántas caras ! ¡ Cuántas vidas cortadas ! ¡ Cuántas ilusiones enterradas !

Ahora vivo a costa  / de un millón de muertos ( Un millón de tumbas, Un millón de espectros )

Ahora vivo a costa  / de un millón de cuerpos ( Un millón de sombras, Un millón de sueños )

Cecilia (Album Cecilia 2- 1973) 

Evangelina Sobredo nació en Madrid el 11 de octubre de 1948. Hija de diplomáticos, pasó su infancia entre España, Inglaterra, Estados Unidos, Portugal y Jordania. Esta vida itinerante permitió a Cecilia un dominio absoluto del inglés (su primer idioma), un amor global a la música, una educación cosmopolita y una visión amplia del mundo. De regreso a España, se licenció en Derecho y en 1970 pidió ayuda al folclorista Joaquín Díaz: quería cantar.

Fue Joaquín Díaz quién reunió a Eva Sobredo con Julio Seijas (después en La Compañía) y Nacho Sáenz de Tejada (antes en Nuestro Pequeño Mundo) para impulsar el trío Expresión. Con canciones compuestas por Eva y cantadas en inglés, Expresión duró lo que duran los meses de ensayo y la grabación de dos singles. De aquellas sesiones, hoy inencontrables, se rescata en esta antología Try Catch The Sun, la primera canción grabada por Cecilia donde se reflejan algunas de sus pasiones musicales: The Beatles, Janis Joplin, Bob Dylan, Joan Manuel Serrat, Melanie, el blues, canciones tradicionales de todo el mundo, etc.

En 1971, ya como Cecilia (en recuerdo a la canción de Simon & Garfunkel), en solitario y cantando en español, graba su primer single con dos canciones, Mañana y Reuníos (una llamada al regreso de unos Beatles ya separados), que también hoy son objetivo de los coleccionistas.

Fue en 1972 cuando Cecilia lanza su primer álbum con canciones como Dama Dama, Nada de nada, Mi gata Luna, Fui, Llora, Al son del clarín y Señor y dueño, su canción favorita.

Un año más tarde publica su segundo álbum titulado Cecilia 2 que incluía, entre otras, las canciones Andar, Me quedaré soltera, Si no fuera porque…, Canción de amor, Un millón de sueños, Cuando yo era pequeña, Mi ciudad y Equilibrista.

Su tercer álbum, último grabado en estudio, publicado en 1975 fue la consagración de Cecilia con Un ramito de violetas (un cuento reconvertido en canción), Mi querida España, Decir adiós, La primera comunión, Don Roque y Tu retrato. Fue el año en el que Cecilia, a regañadientes, representa a España en el Festival de la OTI con la canción Amor de medianoche compuesta a medias con Juan Carlos Calderón.

En 1976 publicó las que serían sus últimas canciones en vida, un single con Tú y yo y Una guerra, con alusiones a la II Guerra Civil española.

Cecilia murió dejando grabadas numerosas maquetas. En septiembre de 1976, se editó un single póstumo con las canciones El viaje y Lluvia y siete años más tarde, un álbum con 12 canciones inéditas seleccionadas de sus maquetas y arregladas por Juan Carlos Calderón. Entre ellas, Doña Estefaldina, El juego de la vida, Nana del prisionero, Perdimos algo y Soldadito de plomo.

Referencias:

1 opinión en “Un millón de sueños – Cecilia – 1973”

  1. Evangelina Sobredo, Cecilia, fallecida hace ya tantos años, en un trágico accidente de coche, fué en su momento y es en la actualidad la mejor cantautora que hemos tenido hasta el momento. Por la calidad de sus poemas, de sus canciones, de su interpretación, de entrega a su público hace que seamos, después de 32 años, fans de ella. Como cantante y como mujer, por su extraordinaria sensibilidad y la dulzura al cantar.
    Cuando acabe este mercantilismo discotequero, gente como ella, volverá a resugir, ganando la batalla del tiempo y de la ignorancia que existe a los artístas que hablaban del corazón, de los sentimientos y de los problemas de la gente corriente.
    Evangelina, Cecilia, estaremos esperando que algún pase eso y se puedan oir los poemas inéditos que escribistes un buen día.
    Todos te queremos, todos te echamos de menos.

Comentarios cerrados.