¿Qué pasó con el volcán?

Tras el caos producido por la torpeza de los responsables del tráfico aéreo (bajo presidencia española de la UE), todo vuelve a la normalidad.

En estos momentos, en los que la nube de ceniza sigue aumentando tras varios meses de actividad del volcán, parece que “no pasa nada”.

Desde luego una gran irresponsabilidad de la que nadie se hace responsable. O no era para tanto entonces, o ahora deberían estar publicándose informes periódicos de seguimiento de la actividad del volcan.

Seguro que al final solo quedarán las estadísticas de las graves pérdidas económicas causadas por la torpeza de los responsables de seguridad aérea y de sus asesores.