Villatuerta: San Veremundo paseó a hombros femeninos

  • El patrón de Villatuerta es portado en procesión tanto por hombres como por mujeres
  • Una temperatura suave y la elevada participación dieron lustre al acto central de las fiestas

Publicado por Diario de Navarra el  Miércoles, 9 de marzo de 2011

En el día de la Mujer también hubo igualdad en la procesión de San Veremundo, en la que tanto hombres como mujeres portaron la imagen del patrón de Villatuerta, cuya festividad señalaba ayer el ecuador de un programa de actos que se concentra sobre todo el fin de semana que viene.

Pese a que sólo los niños tenían fiesta en Villatuerta, la celebración congregó a más de 300 personas, entre la misa y la procesión al término de la cual se repartió el tradicional bollo de pan bendito con forma de concha, que recuerda la dedicación de San Veremundo a los peregrinos.

Tras la cruz parroquial que llevaba Rufino Mañeru Sanz de Galdeano y el estandarte de Félix Urra Ganuza seguía una comitiva que arropaba la talla del santo, que salió de la iglesia a hombros de Francisco Ortega Gallardo, José Garín Sanz, Carlos San Martín Izcue y Carmelo Lizasoáin Urbiola. Posteriormente se fueron produciendo los relevos. Unos cientos de metros antes de volver a la iglesia tras atravesar las calles Rua Nueva, el puente sobre el río Iranzu, la calle Mayor, Arandia, Rua Vieja y San Salvador y en pleno barrio de San Veremundo cinco féminas se sumaron al trabajo de portar la imagen. Fueron Goretti Urra Sanz de Galdeano, María Lourdes Azcona Mújica, Yoli Sanz de Galdeano Zugasti, Pilar de Miguel Esparza y Asun Apesteguía Munilla. Pero no se trataba de una excepción relacionada con el día de la Mujer, sino un hecho habitual. “Casi todos los años la llevamos un tramo. No suele ser muy largo, pero no se debe a que no podamos más, sino a que nos piden pronto el relevo”, explicaba María Lourdes Azcona. Con casi siete grados de temperatura, aunque con un ligero viento, esta vez la carga fue menos pesada que en ediciones anteriores. De hecho, no es raro que la fiestas de San Veremundo se vean acompañadas por una climatología todavía muy invernal.

La figura de San Veremundo, adornada con flores en el atrio de la iglesia, fue el emblema omnipresente de la jornada de ayer. “Se trata de un santo muy querido, no sólo por quienes son oriundos de Villatuerta, sino también por la gente que se afinca aquí”, explicaba Anabel Hermoso Urra, presidenta de la cofradía de San Veremundo, que cuenta con unos 320 miembros.

Vida en un triángulo

Nos enseña la felicidad que emana de llevar una vida de cumplimiento de las obligaciones“, retrató Víctor Merino Núñez, párroco de Ayegui, que se encargó de pronunciar la homilía de una misa que estuvo presidida por el párroco local, David Antona Antona, y en la que también participaron otros sacerdotes como José Javier de Antonio y Simón Inza Iriarte. Villatuerta es sólo uno de los tres vértices en los que se mueve la vida de San Vermundo, que también es patrón de Arellano, localidad con la que se reparte la custodia del relicario del Santo, al que aún le quedan dos años para volver a Villatuerta, ya que lo hará en 2013 y hasta 2008. Después, regresará de nuevo por cinco años a Arellano.

El monasterio benedictino de Irache en Ayegui fue otro de los grandes escenarios de su vida, ya que allí ejerció como abad entre los años 1043 y 1092. Además de en estos lugares hay reliquias de San Veremundo en el monasterio de Leyre y en la localidad de Dicastillo.