Berenguela de Navarra

Estuve en Chipre hace unos años, en viaje turístico, en una ruta que incluía Atenas, donde el curso siguiente mi hijo Eduardo cursaría sus estudios en el marco del Programa Erasmus.

Me sorprendió enterarme allí de que Chipre fue conquistada por Ricardo I “Corazón de León”, al comienzo de la 3ª Cruzada. Ricardo Corazón de León llegó a Chipre enfadado porque habían hecho prisioneras a su hermana Juana Plantagenet  y su prometida, la infanta Berenguela de Navarra, cuando iban acompañándolo camino de las Cruzadas y el barco en que navegaban naufragó. Encarceló al príncipe bizantino Isaac Kemnecos que cometió la infamia, destrozó a su ejército y ocupó Chipre. Luego, más calmado, se casó en Limassol con Berenguela de Navarra, el 12 de mayo de 1191, la hizo reina de Inglaterra y posteriormente vendió la isla a los caballeros templarios.

Siendo como soy navarro y muy aficionado a conocer temas relacionados con navarros universales, me sorprendió que una figura como esta sea prácticamente desconocida en Navarra (al menos yo antes no había oído hablar de ella en los años que pasé en Navarra, antes de venirme a Madrid a estudiar).

Puede ser que ahora vayan cambiando las cosas con el impulso que Manuel Sagastibelza está dando al conocimiento sobre esta figura histórica en su página personal sobre Berenguela y en su Blog. La foto que incluyo es suya.

Imagen Tumbai de Berenguela de Navarra

Berenguela de Navarra (nacida  probablemente en Tudela, Navarra, entre 1165 y 1170 y fallecida en Le Mans, Francia, el 23 de diciembre de 1230)  fue reina de Inglaterra, duquesa de Normandía y condesa de Anjou.

Aunque, como suele resultar habitual en esta época, se desconozcan tanto la fecha como el lugar de su nacimiento, se estima que éste se habría producido en Tudela entre 1165 y 1170, siendo, seguramente, la mayor de las hijas de Sancho VI (“El Sabio”) de Navarra y Sancha de Castilla.

Cuando Ricardo Corazón de León, rey de Inglaterra, iba camino de Palestina en la tercera Cruzada, Berenguela (que había sido prometida en secreto a este rey) se unió con él en la ciudad siciliana de Mesina, Italia.

El 12 de mayo de 1191, Berenguela y Ricardo se casaron en la capilla de San Jorge de Limassol, en Chipre.

Nunca llegó a conocer Inglaterra, pues desde 1191 a 1192, Berenguela vivió en San Juan de Acre (Palestina) mientras su esposo estaba en campaña contra los sarracenos. Más tarde, volvieron a Europa por separado, y desde 1192 a 1194, periodo en que Ricardo estuvo prisionero en Alemania, ella vivió en Poitiers (Francia), colaborando en la consecución del cuantioso rescate exigido por el emperador alemán para liberar a Ricardo (de hecho, su hermano Fernando de Navarra fue uno de los rehenes ofrecidos como garantía de la parte del rescate que quedó por pagar). Aunque es bastante frecuente que se asegure que Berenguela y Ricardo nunca volvieron a reunirse, lo cierto es que entre 1195 y 1196 ambos se reconciliaron y reiniciaron su convivencia juntos. Así, proyectaron la construcción de una residencia en Thorée, en el Condado de Anjou (Francia), pero las continuas disputas territoriales entre Ricardo y Felipe Augusto de Francia los volvieron a separar definitivamente.

Tras la muerte de Ricardo (6 de abril de 1199), caído en el asedio a Châlus, Berenguela inició una disputa con su cuñado Juan Sin Tierra, el sucesor de Ricardo en el trono inglés, por su negativa a dar cumplimiento a las disposiciones testamentarias establecidas por Ricardo para su viuda.

Gracias a la intervención de los Papas Inocencio III y de su sucesor Honorio III, Berenguela vio recompensada finalmente la lucha por su viudedad de la mano de Enrique III, hijo de Juan sin Tierra, pues su padre nunca llegó a cumplir los distintos acuerdos alcanzados.

En 1204, Felipe II Augusto le concedió el señorío de Le Mans a cambio de los derechos de Berenguela sobre las ciudades normandas de Falaise y Domfront, que el francés acababa de conquistar. Allí vivió hasta su muerte el 23 de diciembre de 1230. Contaba entre 60 y 65 años, y fue sepultada en la abadía de L’Epau, de la que fuera fundadora, y en cuya sala capitular se puede contemplar actualmente su efigie tumbal.

Actualmente una calle, un museo y una biblioteca llevan el nombre de Berenguela de Navarra en Le Mans.

Información obtenida en Wikipedia